Dengue

El dengue es una enfermedad viral aguda que puede afectar a personas de cualquier edad, siendo más susceptibles los niños y las personas mayores y cuyo vector o agente transmisor es el mosquito Aedesaegypti.
Se presenta en dos formas:

  • Fiebre del dengue: enfermedad de tipo gripal, rara vez causal de muerte.
  • Fiebre hemorrágica del dengue: enfermedad más grave que puede ocasionar hemorragias y hasta la muerte, sumamente grave en niños.

Ecología del mosquito:

  • Lugar de origen: probablemente Africa
  • La hembra es una picadora tenaz, generalmente durante las horas del día.
  • Cada hembra deposita sus huevos en recipientes sombreados donde se pueda acumular agua, tanto en domicilios como en peri-domicilios (floreros, macetas, bebederos, baldes, charcos, cubiertas viejas, etc.) de viviendas, cementerios, lugares de cría de animales, fuentes ornamentales de parques, letrinas, pozos.
  • En ambientes naturales los desoves se encuentran en huecos de troncos de árboles o rocas
  • Huevos con gran resistencia a la desecación, forma de resistencia durante el invierno – Cuando las condiciones de temperatura y humedad les son propicias, se hidratan y eclosionan, es decir, salen del huevo larvas pequeñas.

Propagación de la enfermedad:

  • La enfermedad se propaga por la picadura de hembras que han adquirido el virus al picar personas infectadas.
  • Las hembras son las que pican por ser hematófagas obligadas, es decir necesitan sangre para alimentarse y para que maduren los huevos.
  • Pican a la mañana o al caer la tarde y lo hacen en las extremidades inferiores o manos de las personas y animales domésticos.
  • Período de incubación de la enfermedad: 5 a 6 días después de la picadura
  • Contagio: puede darse desde un día antes de la aparición de los síntomas hasta 5 días después

Síntomas de la enfermedad:

  • fiebre
  • alta cefalea
  • dolor muscular y de las articulaciones
  • pérdida del gusto y del apetito
  • erupción tipo sarampionosa en pecho y extremidades inferiores nauseas y vómitos
  • dolor de estómago intenso y continuo hemorragias nasales, bucales o gingivales

Se considera que es una enfermedad en expansión, fundamentalmente debido a:

  • Problemas de miseria que condicionan hábitos de higiene, pocas campañas de prevención y menores servicios de salud.
  • Incremento del turismo y viajes en general, que posibilita que una persona se contagie en un lugar y al volver a su sitio de origen, transporte la enfermedad.
  • Aumento global de la temperatura, lo cual ha incrementado el área potencial del insecto. Existen estudios que relacionan el fenómeno de El Niño con un aumento de la incidencia de la enfermedad.

Prevención de la enfermedad:

  • Desechar todos los objetos inservibles que estén al aire libre y que sean capaces de retener agua.
  • Mantener boca abajo los recipientes que no estén en uso.
  • Eliminar todos los recipientes que contengan agua
  • Despejar canaletas de techos para que corra el agua
  • Vaciar baldes y otros recipientes que puedan acumular agua
  • Control químico (uso de insecticidas) y biológico (uso de peces larvívoros para eliminar las larvas del mosquito).

Las acciones individuales, si bien importantes, no son suficientes, sino que es necesario la intervención de toda la población y las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales.

Vacunas:

No existen actualmente, ni otra forma de prevención que eliminar el mosquito.

Ante la presencia de síntomas de la enfermedad:

  • Concurrir a un centro asistencial a los efectos de diagnosticar correctamente la enfermedad.
  • Hasta la llegada al centro de salud no realizar grandes esfuerzos físicos y mantenerse hidratado.
  • No debe suministrarse aspirina, ya que este medicamento disminuye la capacidad de coagulación de la sangre.

OSMISS

Obra Social de Ministros, Secretarios y Subsecretarios