Avances y valor implicito de la reingenieria de una obra social

En la publicación de septiembre de 2007 (En Contacto Año 1 Nº 2) planteamos algunos aspectos del modelo asistencial, fundamentalmente referidos a la promoción y prevención de la salud, fundamentados en el esquema básico de funcionamiento de la Obra Social (En Contacto Año 1 Nº 3), las pautas referenciales de gestión (En Contacto Año 1 Nº 4) y las pautas prestacionales (En Contacto Año 2 Nº 5).

La implementación de los criterios arriba expuestos ha demostrado la necesidad de efectuar modificaciones en el proceso de decisiones y en la estructura gerencial y, como consecuencia de ello, reformar la planificación operativa de la Obra Social.

Esta condición conlleva a pensar en la necesidad de valorar la posibilidad de proyectar una gestión, diferente a la actual, mediante la reinterpretación y rediseño de la actividad que posibilitará encarar situaciones derivadas de niveles superiores de actividad, con medidas de redimensionamiento de costos y servicios, contemplando siempre la calidad, amplitud y productividad.

Lo arriba expuesto es lo que definimos como reingeniería de la Obra Social, la que debe entenderse como un acto de imaginación y creatividad con vistas al futuro, buscando lograr un camino fructífero en el desarrollo de la misma.

Debe entenderse que la reingeniería no sólo debe servir para innovar, sino que su objetivo va más allá, el de reinventar la Institución.

Entendemos que los cambios del día a día exigen que las instituciones, en especial las sociales, tiendan a utilizar las nuevas metodologías de trabajo, producto de la innovación tecnológica.

Ante los cambios tecnológicos y biosociales permanentes de nuestra sociedad, las Obras Sociales deben estar preparadas para enfrentar los cambios en el mercado de la salud, relacionado ello con la desregulación, que obliga a enfocar como meta fundamental, políticas de atracción de nuevos usuarios y servicios que, no sólo deben ser de la más alta calidad, sino que también satisfagan a quienes los utilizan.

Para alcanzar dichas metas es necesario expandir el área de promoción, mantener costos competitivos, cuidar y perfeccionar la calidad de las prestaciones y procurar tener siempre una participación significativa en el mercado de la salud.

Lo dicho, no constituye objetivos fáciles de lograr.

Con la desregulación del mercado de la salud en marcha, el objetivo más importante de la Obra Social es el de la promoción de nuevos planes de salud para captar nuevos beneficiarios.

 

Ing. Néstor E. Fernández
Presidente de OSMISS

Ing. Néstor E. Fernández

Presidente de la Obra Social de Ministros, Secretarios y Subsecretarios